Archive for the ‘Vida en Berkeley’ Category

Articles

Tengo que llevar las lentejas a casa

In Crónicas variopintas,Vida en Berkeley on 27 septiembre, 2011 por TheEggO

Banda sonora recomendada: Feel good inc. – Gorillaz

Y como tengo que cumplir con mis obligaciones con mis hijos me he decidido a aceptar el dinero que me ofrece la malvada industria farmacéutica y hacer publicidad del primer capítulo de la serie Escépticos. Véanlo y luego me cuentan.

Hablando en serio. Detrás de la ciencia y de la medicina en particular se esconden ideas que puede entender cualquiera. Investigando un poco pueden llegar a explicaciones que no implican magia, energía misteriosa y demás principios no demostrados y, en muchos casos, no falsables. Asúmanlo, la ciencia no tiene la respuesta a todas las preguntas pero si la gente vive hoy decenas de años más que hace cien años y pueden llevar en el bolsillo un aparato que les permite comunicarse con cualquier persona en cualquier parte del mundo en tiempo real es gracias a la ciencia. En los miles de años que han tenido de ventaja las técnicas místicas y religiones no han conseguido ni demostrar su validez ni obtener avances la mitad de impresionantes que la ciencia en los últimos quinientos años.

Si nada de esto les convence respóndame a esto. ¿Dejarían que un puente se construyese siguiendo una milenaria doctrina china de la que no hay constancia de qué funcione? ¿Montarían en un avión diseñado siguiendo las directrices sobre el control de un flujo de energía cuya existencia no se ha demostrado y cuyos efectos son sólo evidentes para un puñado de personas que claman que a ellos les funciona y que con ello levitan? Si la respuesta a estas preguntas es no pregúntense por qué sí dejarían algo mucho más importante, su salud, en manos de revolucionarios, naturistas y chamanes.

Para encajar un poco esta entrada dentro del cuaderno de bitácora diré que en EEUU están muy extendidas las técnicas alternativas. En muchos supermercados grandes puede usted comprar tanto medicina testada, normalmente bajo prescripción médica, como sustancias que se venden como remedios naturales u homeopáticos o ambos a la vez. En el país donde te cobran 30$ por una visita al médico de cabecera es normal que la gente (que no sabe lo que se juega) prefiera automedicarse y ahorrarse ese dinero, aunque el no tener receta médica te condene a tener que comprar pastillas de colores hechas de azúcar. Aquí, en EEUU, es donde tiene sentido las acusaciones de corporativismo a los médicos, ya que cada persona que compra un placebo es una persona que no visita y paga a un médico. Aquí se pierden trabajos de médico con estos aspirantes a remedio pero ¿en España? Pues en España parece que no es así porque nuestros señores y señoras médicos van a seguir cobrando vayan diez, cien o mil pacientes a su consulta. Creo yo que la teoría de la conspiración (que sólo dejan entrever en el capítulo) está de más en España.

En Berkeley el asunto tiene algo más de miga porque es una ciudad de jipis. Jipis con tarjeta de crédito, iPod, iPad, iPhone, portátil y coche de primerita mano. Pero entre toda esta gente la moda de la Nueva Ola, New Age en perfidoalbionés, las clínicas de reiki, reflexología, homeopatía, yoga y acupuntura campan alegremente y se alimentan de su ignorancia y naturalismo mal entendido.

Articles

Cosas que hacer en San Francisco cuando (no) estás muerto

In Vida en Berkeley on 19 septiembre, 2011 por TheEggO

Banda sonora recomendada: Walking away – She wants revenge

Tal y como me habían contado ha llegado el buen tiempo a la zona de la bahía de San Francisco. En la imagen puede verse el Golden Gate sin nada de bruma.

Temperaturas cercanas a los treinta grados y sol durante todo el día son grandes novedades en la bahía. Y dicen por ahí que se mantendrán hasta pasado Halloween, poco antes de Acción de Gracias. Resumiendo, que me voy a ir justo cuando empieza a hacer calor. En la foto pueden ver Little Italy en su colina y, presidiendo, Coit Tower.

Sin bruma ya podemos disfrutar de las vistas completas de la bahía. Al otro lado, cruzando el Golden Gate se encuentra Sausalito, un pueblecito con una gran vida turística,

Aquí no es que les importe mucho el tiempo. Las calles de San Francisco tienen mucha vida tanto si hay 10 o 30 grados y los mercadillos callejeros se llenan igualmente. Enfrente del mercado que da nombre a Market Street tienen un dispositivo de cazar turistas espectacular con puestecillos, venta ambulante de comida y una tirolina que atraviesa todo el invento por encima.

Desde Tiburon, uno de los pueblos de la bahía, también puede verse el Golden gate. Tiburon es un pueblecito costero tranquilo, con un turismo moderado y un paseo marítimo muy bonito. Prácticamente desconocido para la gente de la zona pero un buen sitio para pasar una mañana de septiembre si vienen por San Francisco.

Yo estuve en Sausalito. De verdad. Y ya que fui adopté pose de conquistador español amanerado con serios problemas estomacales. Un pueblo preparado para soportar las oleadas de turistas que lo invaden los fines de semana. Sus principales formas de contenerles son las tiendas de souvenirs por todas partes, establecimientos de comida rápida, parking de pago y chiringuitos en primera línea de costa.

Al oeste de Sausalito se encuentra el paque de John Muir, un buen sitio en el que ver sequoias si no tienen mucho tiempo para viajar a alguno de los múltiples y grandes bosques que hay en California. Por supuesto que tiene un tour básico acondicionado para minusválidos, tanto de silla de ruedas como obesos mórbidos, y otras rutas para gente que conserva sus capacidades motrices intactas. Para pasar un día y ya está. Y que el día no sea festivo o se encontraran hordas de turistas que le impedirán caminar con comodidad y sacarse fotos con sus árboles preferidos.

Articles

Religión en Berkeley

In Vida en Berkeley on 8 septiembre, 2011 por TheEggO

Banda sonora recomendada: Fucking hostile – Pantera

Un buen resumen de como se ve la religión en Berkeley. El que me recitó la comparación por primera vez sustituyo la última frase por algo así como "está mal metérsela a los demás por la fuerza"; cambio más que razonable ya que aquí el catolicismo es una extravagancia minoritaria.

Articles

Entretenimiento. Parte II: ocio interactivo.

In Vida en Berkeley on 6 septiembre, 2011 por TheEggO

Banda sonora recomendada: The game has changed – Daft Punk

¿Y qué hace uno con su tiempo encerrado en casa cuando no tiene las manos ocupadas en comer, fregar o limpiar? Pues jugar al ordenador, por supuesto.

Portal 2

Valve consiguió dotar a un juego de puzzles de un hilo argumental sensato y de un guión muy divertido. Al invento le llamaron Portal. Bueno, pues con Portal 2 consiguen rizar el rizo ofreciendo muchos más puzzles, una digna continuación a la historia que se contaba en Portal y un guión mucho más divertido. El juego es descacharrante y chanante; sólo por eso ya merece la pena jugarlo.

Dragon Age: Origins

Bioware, después de vagar con Neverwinter Nights por el camino de la mediocridad, decide volver al estilo que le dio fama alejándose del sistema Dungeons & Dragons. Un juego diseñado para parecerse en cuanto a libertad y no linealidad al Baldur’s Gate pero en un universo completamente original. Un juego muy bueno por el que merece pagar una buena cantidad de dinero que no tiene nada que envidiar a ninguna de las partes del Baldur’s Gate.

Dragon Age: Awakening, Witch Hunt, Darkspawn Chronicles, Leliana’s Song, The Golems of Amgarrak

Las ampliaciones del Drangon Age. No me he terminado ni la primera que ya promete durar más de 20 horas … Yo me compré toda la colección junta en un único paquete y me da a mí que el juego completo con todas sus ampliaciones llega a durar bastante más de cien horas de juego. Este es de los que no se termina nunca, justo como el siguiente.

Fallout 3

Llevo casi dos años intentando terminar este juego pero no puedo. Es más largo que un día sin pan y, ahora que he tenido tiempo para dedicarle, el Dragon Age se lo ha robado. En general es un muy buen juego de rol basado en un precioso futuro post-apocalíptico de los que me gustan. Un juego de esos que dura más de 50 horas con una cuidada historia y que ofrece mucha libertad. Vamos, otro de esos juegos en los que no te da remordimiento gastarte el dinero.

Dragon Age 2

Sólo he jugado durante media hora pero creo que puedo decir que aquí Bioware ha patinado de forma escandalosa. Parece que les gustó Sucker Punch y que han decidido transformar un mundo coherente y creíble en otro donde por suspensión de la incredulidad entienden que te debes hacerte un agujero en el cráneo y llenarte la cabeza con el agua de la fosa séptica. Este juego es una impresionante forma de estropear la franquicia. Les deseo que les vaya muy mal en ventas y que recuperen el estilo original en la tercera parte.

World of Warcraft

Era la oportunidad perfecta de probar el famoso juego del rol online y lo he hecho. El resultado ha sido el esperado: no me ha gustado. Tiene su gracia eso de jugar con los demás y sustituir la inteligencia artificial de tus compañeros por inteligencias humanas pero al final el juego consiste en matar muchos bichos y en nada más. La historia no está mal, pero sólo se avanza dando golpes y no mediante la interacción o el dialogo. La forma en que se va desentrañando el argumento es muy brusca y previsible. Sin más; ya puedo decir que lo he probado.

Articles

Entretenimiento. Parte I: ocio no interactivo.

In Vida en Berkeley on 5 septiembre, 2011 por TheEggO

Banda sonora recomendada: Television – Hans Zimmer

Con todo el rollo de la casa el mes de agosto me he visto obligado a quedarme en Berkeley y no he podido ir a dar vueltas por el mundo. Los fines de semana he quedado con la gente del laboratorio pero en el mejor de los casos eso me ha ocupado ocho horas de la semana. He ido a San Francisco al menos un día a la semana y me recorrido todos los rincones de Berkeley, la costa este de la bahía y las colinas así que quieto tampoco he estado; para septiembre ya tengo planeados unos viajes. En cualquier caso el hecho de vivir con tres niños menos te deja una cantidad de tiempo libre de la que hace mucho tiempo que no disfruto. Dejo un videoclip (via) que, no sé por qué, me recuerda cómo es vivir con niños.

http://www.dailymotion.com/embed/video/xixbvp_is-tropical-the-greeks_music
IS TROPICAL "The Greeks" by MaisonKitsune

Pero centrémonos. Y si no veo la televisión ¿a qué dedico el tiempo? Pues a pasarme tiempo delante del ordenador, por supuesto. Hablemos del entretenimiento no interactivo.

Deadwood

Sobre Deadwood ya hablé largo y tendido en una entrada. Sólo añadiré que, en mi tiempo en Berkeley, no he visto ninguna serie que me haya gustado más.

Luther

Luther es una serie inglesa de un policia que resuelve casos de psicópatas, asesinos en serie y demás gente en Londres. Esta temática tan manida se ve aderezada por Luther, interpretado por Idris Elba, un policía con serio problema de carácter. La serie gira en torno a este personaje y sólo añadiré que menos mal que es así; si uno quita el personaje de Luther queda una serie entretenida pero con argumentos un tanto forzados e incoherentes. No es que la serie esté mal, es que es más de lo mismo.

Saw

Saw no es una serie de televisión, sino una serie de películas. Aunque la secta no se llegó a ver en cines en España porque algún iluminado consideró que debía ser considerada X yo me vi las siete casi del tirón (en tres días) mientras desayunaba, comía y cenaba sin que mi sensibilidad o mi estomago se viesen afectados por el gore. La saga debe verse completa o no tiene ni pies y cabeza; una vez se ve entera tampoco es maravillosa pero al menos goza de coherencia interna, algo que no se puede decir de todas las películas.

Sucker Puch

Alguna lumbrera pensó que si mezclas dragones, samurais, armas de gran calibre, robots disfrazados de soldados de los Imperios Centrales, muchachas con poca ropa, espadas, orcos, combates aéreos y mechas en un argumento simple y lo ruedas en formato videoclip mezclado con mucho ordenador obtendrás un taquillazo. No. Si se ven el trailer de arriba es como si se hubiesen visto la película.

Fringe

Por ahí se dice que es la sucesora de Expediente X, pero ya les digo yo que ni de coña. En la predecesora de Fringe no se explicaba nada de lo que pasaba lo que condujo a que tras nueve temporadas y más de 200 capítulos y dos películas no se cerrase la historia principal; en Fringe, por el contrario, lo explican todo cayendo en argumentos ridículos e incoherencias entre capítulos. Está bien producida y los personajes están moderadamente trabajados por lo que es entretenida, pero es incapaz de mantener el suspense como la hacía Expediente X.

Mongrels

Es la única serie de humor que he visto. Yo se la recomiendo a todo el mundo pero, claro, no todo el mundo compartirá mi gusto por humor británico, negro y del bruto, que me gusta a mi.

Damages

Thriller de abogados que acabo de empezar a ver y que , por el momento, me está gustando mucho. Cuando haya visto más me mojaré.

Articles

Bay Area Rapid Transport

In Vida en Berkeley on 4 septiembre, 2011 por TheEggO

Banda sonora recomendada: Subterranean homesick alien – Radiohead

El principal sistema de transporte que une las grandes ciudades de la bahía de San Francisco es el BART, siglas de Bay Area Rapid Transport, mientras que el autobús se usa para distancias más cortas. El BART es un metro/cercanías que llega a todos los puntos importantes en un radio de unos 50 kilómetros en torno a San Francisco. Aunque el sistema es muy parecido al de cercanía y metro de Madrid, salvando la diferencia del número de estaciones, para los estadounidenses este sistema es una rareza.

Mapa del BART. Para que se hagan una idea las distancias entre las estaciones de Embarcadero y Downtown Berkeley hay casi 16 kilómetros.

La primera diferencia con el sistema madrileño está en el precio que es diferente en función de las estaciones de partida y destino. Por ejemplo, ir desde cualquiera de las estaciones de Berkeley (North Berkeley, Downtown Berkely y Ashby) hasta San Francisco ciudad (Embarcadero, Montgomery St., Powell St. o Civic Center) cuesta lo mismo, 3.75$. Ir desde las estaciones de Berkeley hasta el aeropuerto de SF son algo más de 8$.

Segunda diferencia, te cobran al salir y no al entrar. Puedes comprar un billete de BART antes de entrar pero, a diferencia de Madrid, no tienen valor fijo y puedes “cargarla” con la cantidad de dinero que quieras. Al pasar el torno de entrada el billete registra la estación de partida y te descuenta 0.50$; al pasar el torno de salida cobra lo que falte y se traga el billete si el dinero estaba justo o te lo devuelve si te sobra dinero. De esta forma yo he usado sólo dos billetes de BART desde que estoy aquí. Si al llegar a la estación de destino resulta que no tienes dinero suficiente cargado en el billete puedes meterlo a través de las máquinas que hay junto a los tornos. Me imagino que si no llevas dinero y no puedes cargar el billete tendrás que volver a la estación de origen …

El horario de apertura es más estadounidense de 4 AM a medianoche los días de diario, de 6 AM a medianoche los sábados y de 8 AM a medianoche los domingos y festivos. Por supuesto por aquí también hay mucha gente que se queja de que debiera estar abierto 24 horas, pero los gestores se escudan en que las horas de cierre sirven para el mantenimiento de la línea.

A primera vista, viendo el mapa de BART uno puede pensar que está sobredimensionado porque muchas líneas hacen el mismo recorrido. Pero es que resulta que está pensado sólo para hora punta. Por las noches, fines de semana y festivos no opera tal y como se ve en el mapa y sólo las líneas amarilla y verde funcionan en todas las estaciones, aunque con intervalos entre trenes de hasta 20 minutos. El resto de líneas funcionan de forma diferente a la habitual; la naranja no se usa y las roja y azul sólo tienen trenes entre Richmond y 19th st y Dublin y Bay Fair, respectivamente. De esta forma se consigue ahorrar fuera de los picos de uso sin reducir el número de sitios a los que se puede llegar.

Para reducir aún más los gastos las líneas con trayectos coincidentes comparten vías. Por lo tanto en cada estación hay un único andén con dos vías, una en cada sentido, y debes fijarte en los letreros luminosos para saber a qué línea corresponde el tren que llega a continuacón. Sin embargo, en la práctica no es necesario estar atento y puedes montarte en el primer tren que llegue. ¿Por qué? Para los que hacemos el viaje noreste hasta San Francisco han pensado una forma de evitarnos las esperas del transbordo: sincronizando los trenes. Cuando uno viaja hacia el norte debe bajarse en 19th st para coger el tren que le está esperando, mientras que si va hacia el sur debe bajarse en MacArthur. de esta forma cuando uno coge el tren en Berkely o San Francisco no tiene que preocuparse por el color de la línea. Una vez en el tren te avisan por megafonía de adonde va el tren en el que estás montado y a donde te llevará el que te espera en la estación. Gracias a esta ayudita puedes estar en el centro de San Francisco en 30-40 minutos.

Articles

Nueva casa

In Vida en Berkeley on 3 septiembre, 2011 por TheEggO

Banda sonora recomendada: Never let me down again – Depeche Mode

Vista frontal de la casa.

El mes de agosto me lo he pasado intentado encontrar un alquiler de una habitación cerca del campus por un precio razonable y por una duración de cinco semanas. Como son muchas exigencias muy complicadas de cumplir me ha costado lo suyo pero al final he tenido mucha suerte.

Mr. K es un escritor profesional que tiene que trabajar como diseñador gráfico de páginas web para ganarse el pan porque eso de escribir no da para comer más que a cuatro gatos. Durante el mes de septiembre se va a Nueva York y quiere alquilar su habitación para no perder ese mes de alquiler. Al comentarle mi caso particular, Mr. K acepta a dejarme quedarme una semana más subiendo el precio un 25% (lo razonable) y él se irá a San Francisco a pasar la semana a casa de unos amigos.

Mi camarote con su cama estilo japonés.

La casa no es un apartamento, sino un edificio de dos plantas más sótano. Tiene cinco habitaciones, en cuatro de las cuales vivimos personitas. La quinta está alquilada a una arquitecta, MK, que la usa como estudio durante el día cuando no hay nadie en la casa. Tiene dos baños, uno por planta, y el agua caliente sale nada más abrir el grifo. La cocina es gigante y da al jardín trasero, donde uno de mis compañeros, Zen, tiene su huerta y se entretiene con la botánica. En el sótano se encuentra la lavadora y la secadora (en propiedad) y el taller de ebanistería que usan Zen y Mr. K.

Mis compañeros de casa son gente simpática, como mis antiguas compañeras, y muy habladores, a diferencia de mis antiguas compañeras. Aparte de Zen y MK, viven el Hombre del Cobertizo y el Señor Miyagi. El primero tiene su habitación en el merendero/cobertizo del jardín y todavía no le he visto. El Señor Miyagi debe ser el dueño de la casa (no lo sé a ciencia cierta) y es un hombre de unos 60 años sordo como una tapia y, aunque más serio que los demás, muy hablador.

El jardín de la casa. Al fondo se ve la quinta "habitación".

Mi habitación es sensiblemente más pequeña (unos 3×4 m2) que la anterior. Sólo tiene vistas al callejón de separación entre casas, pero es muy luminosa. Además Mr. K me ha dejado muchas de sus cosas, como el monitor, sus altavoces, su impresora, el calentador de agua (para hacer café o te) y el nórdico de la cama.

Las partes comunes de la casa se mantienen limpias bajo la regla de “recoge lo que manches” y cada dos semanas pasa alguien contratado a limpiar a fondo la casa. Además, pago por cinco semanas la mitad de lo que pagaba por un mes completo. Y con gastos incluidos en el alquiler, no como en la otra casa.

La cocina es absurdamente grande.

Para mayor gloria de la casa se encuentra en la manzana adyacente a mi antigua casa. La mudanza fue rápida y sencilla, me he alejado una manzana del campus pero me he acercado la misma distancia a los supermercados y el Gourmet Ghetto

En general y hasta el momento no puedo quejarme, sino más bien lo contrario.