Archive for the ‘Sobre el cuaderno de bitácora’ Category

Articles

Fin

In Sobre el cuaderno de bitácora on 3 octubre, 2011 por TheEggO

Banda sonora recomendada: Wake me up when September ends- Green day

Con esta entrada doy por cerrado este cuaderno de bitácora. Me gustaría disculparme con aquellos, pocos, que me han seguido porque en las dos últimas semanas no le he dedicado mucho tiempo a esta publicación. Además quiero hacer notar que soy perfectamente consciente de que según ha pasado el tiempo cada vez me he alejado más de su propósito original, ser un egoblog, para centrarme en el análisis y la crítica de asuntos que me importan. vamos, que he pasado de hacer algo que no me gusta, hablar de mí mismo, para hacer algo que me gusta mucho, refunfuñar. Ustedes me perdonarán pero aunque me dejo muchos temas por tratar sobre EEUU (*), no me apetece escribir sobre ellos. Si alguno de ustedes tiene un interés especial por estos temas que me lo haga saber y se lo comentaré en la terraza de un bar. En cualquier caso, al que no le interese el tema que no lo lea (yo no obligo a nadie) y tengan siempre presente que serán bienvenidas las opiniones personales de ustedes mis lectores, tanto si coinciden con la mía como si es opuesta.

No quiero cerrar mi última entrada sin hacer público mi agradecimiento a todos aquellos que han hecho posible este viaje o han ayudado a que salga bien, a saber:
i) Tulfi, por encargarse de la prole común mientras yo me voy de pingo por las antípodas.
ii) José Manuel Vega, por darme la posibilidad de venir aportando de sus proyectos el dinero para costear gran parte de mi estancia.
iii) Mario Sánchez, por ser mi cicerone en Berkeley y aportar parte de la financiación del viaje.
iv) Carlos Fernández-Pello, por acogerme en su laboratorio.
v) A la nueva UF:AS por recogerme, acogerme y depositarme en el aeropuerto la noche de vigilia anterior a mi viaje a pesar de lo avanzado del embarazo. No se me olvida agradecer la almohada para el viaje.
vi) Miguel Reyes, por su asistencia los primeros días y por la monstruosa cantidad de comida que me dejó al marcharse.
vii) A todos los compañeros del laboratorio por la ayuda que han prestado y por hacer el esfuerzo de entender mi spanglish.

Dicho esto, vale.

(*) Como visión de España en EEUU, relaciones interpersonales, agricultura e irrigación, vida y geografía del norte de California, relación de California con el resto de EEUU, diferencias y similitudes culturales y otras tantas más en las que he pensado pero que ahora no recuerdo.

Anuncios

Articles

Comparaciones odiosas

In Sobre el cuaderno de bitácora on 13 septiembre, 2011 por TheEggO

Banda sonora recomendada: Animal I have become – Three days grace

A raíz de ciertas lecturas del Internet (en particular, ésta y ésta) y de mi última entrada he tenido una edificante conversación sobre lo feo que está que compare tanto España con Berkeley, California o Estados Unidos. En mi opinión, como escritor del cuaderno de bitácora, el hacer estas comparaciones es uno de los motivos fundamentales de la propia existencia del blog. A fin de cuentas he venido hasta aquí para ver otras formas de hacer las cosas y volver a mi puesto de trabajo para aplicar lo aprendido y sacar ventaja de lo que hacemos mejor.

En ningún momento quiero que se piense que soy un fanático convencido del American way of life porque EEUU tiene muchas cosas que no me gustan. No me gusta su comida, ni su sistema sanitario, ni su sistema de reparto de la riqueza, ni la forma de relacionarse unos con otros, ni el miedo a todo lo diferente y desconocido, ni el hecho de vivir apartado en tu casa y tener que coger el coche para todo, ni el bipartidismo fanático, ni su opinión imperialista respecto al resto del mundo, ni la forma en que ignoran la carta de derechos humanos incluso con sus propios ciudadanos, ni el elitismo gobernante, ni muchas otras cosas. Pero en lo que ha a oportunidades profesionales, gestión del trabajo y habilidad para mantenerse en primera línea en todos los campos es un sitio increíble. Y así están las cosas. ¿Qué dedico más tiempo a alabar las bondades que ha criticar los barbaridades? Puede que sí pero, como he dicho antes, mi idea es llevarme lo bueno de aquí y en Europa clamar contra EEUU es tiempo perdido porque todo el mundo está ya convencido.

Banda sonora a partir de aquí (me reservo un azucarillo para aquel que se vea, no que oiga, el vídeo completo):

Pero volvamos la vista hacia Españistán, un país que para aparecer primero en alguna clasificación tiene que compararse con África y no con el primer mundo. Hemos vivido en una fantástica nube durante años creyendo que pertenecíamos al selecto grupo de países desarrollados cuando nuestros principales activos han sido el sol y nuestra mayor tecnología el ladrillo. Y mucha gente se ha acostumbrado a eso y cree que seguimos allí. Mi profesión es investigador y trabajo en la universidad y creo que hacen falta más fondos para I+D y para mejorar la enseñanza universitaria, aquellos de ustedes que sean autónomos creerán que merecen una bajada de impuestos, los que tengan niños pensarán que hay que invertir más en educación primaria, la mayoría recordará que hace falta invertir en justicia, sanidad, infraestructuras y asistencia social, otros apostarán pos subvencionar ciertos negocios: automóviles, energías renovables, minería, pesca, astilleros, agricultura, cine, música, etc. Todo esto sin olvidarnos de lo realmente esencial: fiestas populares, igualdad, memoria histórica, actos de aclamación al espíritu del desierto y piscinas subvencionadas en los meses de verano. Pero resulta que todo eso hay que pagarlo. No tiene que pagarlo usted todo, por supuesto; gracias al sistema de redistribución de la riqueza los que más ganan pagan para que yo, por ejemplo, pudiese disfrutar de becas durante la universidad o mis hijos recibiesen ayudas en la escolarización mientras no tuve dinero en abundancia. ¿Qué no funciona? Si, es cierto y hay que modificar el sistema tributario. Pero en el corazón del asunto también está el hecho de que en España no generamos nada y que, si las cosas no cambían, no podemos permitirnos todo lo que queramos.

Todos queremos ser funcionarios, tener una vida estable como asalariados, horario fijo, sueldo indefinidamente creciente y ventajas sociales, pero pocos crean empleo y tienen su propia empresa. Todos queremos aeropuerto, AVE, metro y autovía desde la puerta de casa hasta donde solemos movernos pero no queremos pagar nada por ello porque para eso pagamos impuestos. Queremos que si nos duele la pierna nos radiografíen, analicen y observen hasta que nos diagnostiquen que nos pasa, pero no estamos dispuestos a pagar los impuestos que nos corresponden. En general todo se reduce a que queremos tener las calles limpias pero no estamos dispuestos a andar hasta la papelera para tirar nuestra basura. Queremos todos los derechos y nos desentendemos de las obligaciones. Si usted piensa de otro modo es que ha vivido en otro planeta los últimos años y si pone excusas y busca excepciones es que se está mirando el ombligo intentando mantener un sistema injusto, arcaico e insostenible.

Un buen ejemplo de lo dicho son los impuestos. Este año he tenido la suerte de que no le hayan concedido la ayuda de comedor a mis hijos y es previsible que al año que viene me salga la primera vez la declaración de la renta a pagar. He salido oficialmente de la pobreza y vivo bien. Esto es fantástico para la sociedad, porque con dinero público se me ha educado y ahora puedo devolver con creces lo que se invirtió en mi de forma que las futuras generaciones puedan disfrutar de las ayudas que yo tuve y más si fuese necesario. Al contrario de lo que mucho liberal cree vivir en una sociedad donde la riqueza está mal distribuida y las oportunidades son diferentes en función de en que estamento social se nazca es una putada incluso si eres una persona extremadamente rica. Si usted es millonario y vive en un país como México, Colombia o Sudáfrica tendrá que pasarse el día cuidando de sus bienes y velando por la seguridad de su familia porque, a fin de cuentas, un pobre no tiene nada que perder y mucho que ganar entrando a robar violentamente en su casa o secuestrando a algún familiar suyo. Si la mayoría creemos que se vive mejor y más tranquilo en una sociedad como la nuestra, más equilibrada y donde sucesos como los descritos son esporádicos y nadie deja de dormir porque piense que pueden pasarle en cualquier momento, ¿por qué pataleamos cuando nos toca cumplir con nuestra contribución a esta sociedad? ¿Cuántas historias se oyen de ricos que defraudan, de empresarios que se niegan a declarar el IVA porque ellos ganan muy poco, de progenitores renegando del sistema de becas porque se las dan todas a inmigrantes que no tienen para libros pero si para zapatillas de marca o, en otro orden de cosas, de funcionarios que reniegan de que les bajen el sueldo a ellos los primeros mientras no se actúa contra la corrupción, los banqueros y las prebendas de la clase política? Lectores, la excusa de negarse a acatar algo usando como medida los extremos es pobre y deshonesta. Si pedimos justicia debemos ser coherentes y apechugar con la parte que nos toca; todo lo demás es cinismo.

En los años 70 se emitía en EEUU una serie llamada The Dukes of Hazzard en la que se narraba la vida de una familia de sureños, los Duke, en su granja de Georgia. Uno de los personajes, la prima malota y huérfana que vivía adobada a la familias, se llamaba Daisy Duke. Lo que la catapultó a la fama fueron sus pantalones vaqueros sin pernera, iguales a los que lleva en la imagen. Por eso y desde entonces se conoce en EEUU a ese tipo de short vaquero como Daisy Dukes. Añadiré que son extremadamente populares en Berkeley, especialmente entre la población asiática y que, como no sabía donde meter esto en ninguna entrada, lo pongo aquí para quitarle seriedad al tema tratado.

Si hablo mucho de la universidad es porque trabajo en ella. Sinceramente creo que se puede mejorar mucho la educación superior española sin invertir ni un duro en proyectores, pizarras electrónicas, ordenadores y demás chorradas, sino sencillamente reorganizando los temarios, la burocracia y el personal. Además los investigadores, en especial los pertenecientes a carreras técnicas, debemos captar fondos de empresas privadas pues es la forma natural de demostrar que una ingeniería académica cumple su función con la sociedad. Soy consciente de que para que se dé esto último no sólo tiene que cambiar la universidad española sino también la empresa española.

De la misma forma si comparo una montaña perdida en la costa de California con la Sierra de la Demanda no es por afán de joder, sino porque un valle de mierda en mitad de la nada tiene una publicidad y un turismo con el que no puede ni soñar la Sierra de la Demanda, varias decenas de veces más grande. Si Burgos quiere mantenerse como está y no seguir perdiendo población y riqueza no puede seguir llorando constantemente porque a Valladolid se lo dan todo y a ellos nada. Tiene que moverse, tiene que progresar y tiene que cambiar. Y quien crea que sin cambios la ciudad va a permanecer inmutable se equivoca. Sin iniciativa privada, de los propios ciudadanos, que genere la riqueza la ciudad se estancará y se morirá. Si creen que mantener la central de Garoña abierto por siempre, hacerse funcionarios o pedir infraestructuras por su cara bonita conducen a un futuro sostenible a largo plazo tendrán que explicarme por qué. Lo mismo, punto por punto, se puede decir de Madrid o Valladolid aunque jueguen con la baza de la capitalidad. Si confían en el gobierno para revitalizar la ciudad se equivocan porque lo que harán en centralizar todos los servicios ya que es lo razonable y económico. Si no les dan un motivo para que pase la autovía por Burgos, los políticos la llevarán por Madrid y Valladolid.

Sé que todo es muy difícil y complicado y que cuesta mucho esfuerzo sacarse las castañas del fuego pero si queremos que Españistán sea un país decente con un buen sistema educativo, sanitario y tributario y con unos potentes sectores industriales y servicios, no nos queda más remedio que hacerlo nosotros. En cualquier caso, piensen en que si van a confiar en que la gente de 56 o 60 años les saque del hoyo se van a llevar una desilusión; esa gente está pensando en su jubilación y no en que el sistema o su forma de vida aguante otros cincuenta años.

Articles

Un muchacho del siglo XX

In Sobre el cuaderno de bitácora on 11 julio, 2011 por TheEggO

Banda sonora recomendada: 20th century boy – T. Rex

¿Por qué iba a abrir un blog nadie a principios de la segunda década del siglo XXI? El blog es una herramienta de comunicación considerada por muchos como anticuada y por algunos como algo del pasado. A aquellos que piensan así les podría decir un par de cosas y, si me pillan de buen humor, haría un esfuerzo por decírselo en buen tono.

Pero no nos desviemos del tema principal y veamos los posibles medios a utilizar para contar mis andanzas por ultramar a amigos, familiares y conocidos.

i) Televisión, radio, prensa escrita. Estos medios no me hará caso a no ser que el Real Madrid se planteé contratarme o que me líe con la Duquesa de Alba.
ii) Blog. Opción barata y sencilla que me permite publicar cuando y como quiera. Como ventaja adicional tiene que cada uno puede leer, cuando le de la gana, sólo aquello que le interese y pasar del resto pudiéndome hacer creer fácilmente que se lo ha leído entero.
iii) Teléfono/Skype. ¿Hablar con todo el mundo? ¿Con lo caro que es? ¿Y contar siempre lo mismo, una y otra vez? Paso olímpicamente. Además, si me pillan en un mal momento suelo ser poco comunicativo (a este estado se le conoce en Burgos como “ser un zapato”)
iv) E-mail. Es parecido al blog con dos diferencias notables. La primera es que para aquel que no esté interesado en lo que cuento mis correos serían spam del cansino. La segunda es que tengo que gestar una lista de correo en la que no meta a nadie de más ni de menos y esto, para mí, sería un problema.
v) Redes sociales. ¿A qué ya estaba usted pensando por qué no la había nombrado todavía? Con esta opción conseguiría, en primer lugar, que la familia no se enterase de nada de mi vida ya que no tienen o no usan redes sociales y, en segundo lugar, que mucha gente de la que no quiero saber nada se enterase de mi vida. Miren, lo que yo quiero decir se lo quiero decir a ustedes, no al mundo entero. Alguno dirá que el blog es público y que puede entrar quien quiera. Y tiene razón, pero si lo piensa bien se dará cuenta que la diferencia que hay entre contar mi vida en Caralibro, Vuestraenti o su plataforma preferida para piar y mi blog personal es la misma que hay entre anunciar mi boda en La Noria o colgando un anuncio en la puerta de la parroquia. Además, como motivo final, puedo argumentar que no me sale de donde deben salir estas cosas hacerme una cuenta en ninguna red social.

En definitiva, que abro un blog para poder mantener a un amplio grupo de gente informada de mi vida. Por este mismo motivo este blog nace con fecha de caducidad y en cuanto vuelva al Viejo Continente lo eliminaré de la faz de Internet.

Articles

Lorem ipsum

In Sobre el cuaderno de bitácora on 11 julio, 2011 por TheEggO Etiquetado:

Lorem ipsum ad his scripta blandit partiendo, eum fastidii accumsan euripidis in, eum liber hendrerit an. Qui ut wisi vocibus suscipiantur, quo dicit ridens inciderint id. Quo mundi lobortis reformidans eu, legimus senserit definiebas an eos. Eu sit tincidunt incorrupte definitionem, vis mutat affert percipit cu, eirmod consectetuer signiferumque eu per. In usu latine equidem dolores. Quo no falli viris intellegam, ut fugit veritus placerat per.

Ius id vidit volumus mandamus, vide veritus democritum te nec, ei eos debet libris consulatu. No mei ferri graeco dicunt, ad cum veri accommodare. Sed at malis omnesque delicata, usu et iusto zzril meliore. Dicunt maiorum eloquentiam cum cu, sit summo dolor essent te. Ne quodsi nusquam legendos has, ea dicit voluptua eloquentiam pro, ad sit quas qualisque. Eos vocibus deserunt quaestio ei.

Blandit incorrupte quaerendum in quo, nibh impedit id vis, vel no nullam semper audiam. Ei populo graeci consulatu mei, has ea stet modus phaedrum. Inani oblique ne has, duo et veritus detraxit. Tota ludus oratio ea mel, offendit persequeris ei vim. Eos dicat oratio partem ut, id cum ignota senserit intellegat. Sit inani ubique graecis ad, quando graecis liberavisse et cum, dicit option eruditi at duo. Homero salutatus suscipiantur eum id, tamquam voluptaria expetendis ad sed, nobis feugiat similique usu ex.

Eum hinc argumentum te, no sit percipit adversarium, ne qui feugiat persecuti. Odio omnes scripserit ad est, ut vidit lorem maiestatis his, putent mandamus gloriatur ne pro. Oratio iriure rationibus ne his, ad est corrumpit splendide. Ad duo appareat moderatius, ei falli tollit denique eos. Dicant evertitur mei in, ne his deserunt perpetua sententiae, ea sea omnes similique vituperatoribus. Ex mel errem intellegebat comprehensam, vel ad tantas antiopam delicatissimi, tota ferri affert eu nec. Legere expetenda pertinacia ne pro, et pro impetus persius assueverit.

Ea mei nullam facete, omnis oratio offendit ius cu. Doming takimata repudiandae usu an, mei dicant takimata id, pri eleifend inimicus euripidis at. His vero singulis ea, quem euripidis abhorreant mei ut, et populo iriure vix. Usu ludus affert voluptaria ei, vix ea error definitiones, movet fastidii signiferumque in qui.

Vis prodesset adolescens adipiscing te, usu mazim perfecto recteque at, assum putant erroribus mea in. Vel facete imperdiet id, cum an libris luptatum perfecto, vel fabellas inciderint ut. Veri facete debitis ea vis, ut eos oratio erroribus. Sint facete perfecto no vel, vim id omnium insolens. Vel dolores perfecto pertinacia ut, te mel meis ullum dicam, eos assum facilis corpora in.

Mea te unum viderer dolores, nostrum detracto nec in, vis no partem definiebas constituam. Dicant utinam philosophia has cu, hendrerit prodesset at nam, eos an bonorum dissentiet. Has ad placerat intellegam consectetuer, no adipisci mandamus senserit pro, torquatos similique percipitur est ex. Pro ex putant deleniti repudiare, vel an aperiam sensibus suavitate. Ad vel epicurei convenire, ea soluta aliquid deserunt ius, pri in errem putant feugiat.

Sed iusto nihil populo an, ex pro novum homero cotidieque. Te utamur civibus eleifend qui, nam ei brute doming concludaturque, modo aliquam facilisi nec no. Vidisse maiestatis constituam eu his, esse pertinacia intellegam ius cu. Eos ei odio veniam, eu sumo altera adipisci eam, mea audiam prodesset persequeris ea. Ad vitae dictas vituperata sed, eum posse labore postulant id. Te eligendi principes dignissim sit, te vel dicant officiis repudiandae.

Id vel sensibus honestatis omittantur, vel cu nobis commune patrioque. In accusata definiebas qui, id tale malorum dolorem sed, solum clita phaedrum ne his. Eos mutat ullum forensibus ex, wisi perfecto urbanitas cu eam, no vis dicunt impetus. Assum novum in pri, vix an suavitate moderatius, id has reformidans referrentur. Elit inciderint omittantur duo ut, dicit democritum signiferumque eu est, ad suscipit delectus mandamus duo. An harum equidem maiestatis nec.

At has veri feugait placerat, in semper offendit praesent his. Omnium impetus facilis sed at, ex viris tincidunt ius. Unum eirmod dignissim id quo. Sit te atomorum quaerendum neglegentur, his primis tamquam et. Eu quo quot veri alienum, ea eos nullam luptatum accusamus. Ea mel causae phaedrum reprimique, at vidisse dolores ocurreret nam.