Archive for the ‘Estados Unidos’ Category

Articles

Senate Bill 185

In Estados Unidos,UCB on 28 septiembre, 2011 por TheEggO

Banda sonora recomendada: El emigrante – Celtas cortos

¿Pretende el logo del partido republicano representar al americano medio? ¿Es realmente la obesidad mórbida el rasgo distintivo de este país?

Junto a la puerta sur del campus universitario suelen colocarse todas las asociaciones, hermandades y lobbies universitarios. Si usted quiere unirse al club de esgrima, la asociación de gays y lesbianas asiáticos, la hermandad gamma-pi-kappa (o cualquier otras tres letras griegas seguidas) o la Iglesia Evangélica debe pasarse a la hora de comer por Sproul Plaza y la puerta sur. Para atraer a la gente suelen darse flyers para que pases por sus locales a tomarte una cerveza o a comer gratis, te dan comida gratis allí mismo o te la venden a un precio modesto. Por ejemplo, hoy había una mesa en la que se vendían galletas, pasteles, madalenas y bollería selecta. Los precios variaban de la siguiente forma (aproximada, que no he tomado nota y recito de memoria): 2.25$ la unidad para varones blancos, 1.75 para asiáticos, 1.50 para hispanos y 1.25 para negros (*). Estos precios se veían reducidos a la mitad si el comprador era mujer. Como sospecharán, el puesto de venta de bollos era realmente una forma de protesta de las juventudes del partido republicano contra el sistema de discriminación positiva que sigue el estado de California. Hoy, martes, era el segundo día que se ponían allí y por lo tanto había un centenar de personas pertenecientes a los denominados grupos minoritarios, aquellos favorecidos por las medidas controvertidas, gritándoles de todo menos guapos a los estoicos vendedores de pastas. Y entre medias, la policía.

Las leyes que favorecen la discriminación positiva llevan muchos años aplicándose. Por ejemplo, hoy en día las notas de corte para acceder a la universidad pública de California son diferentes en función de su raza y sexo. De la misma forma, entre varias personas con las mismas habilidades, el mismo curriculum y, en principio, igual de preparados para ocupar un puesto de trabajo en una empresa pública o relacionada con el sector público siempre se escoge para el puesto al que pernezca a una minoría. Sin embargo, lo que ha desatado la polémica actual es la SB185 que, a las normas que he mencionado antes, añadiría un sistema de cuotas. Se fijaría un porcentaje mínimo de personas asiáticas, negras, hispanas o nativas americanas que debieran acceder a la universidad de California cada año. Al partido republicano no le gusta y al demócrata sí.

Las medidas de discriminación positiva pretenden acelerar el procesos de integración de personas que históricamente han disfrutado de menores posibilidades de acceder a ciertos puestos de trabajo, estratos sociales o niveles educativos. Y estas medidas, aunque los políticos puedan llegar a decir que son la solución, son en el mejor de los casos sólo una forma de acelerar un cambio social que, sin intervención, tardaría generaciones en llevarse a cabo. Sin embargo, y he aquí la controversia, es muy probable que sin un cambio en la educación de los ciudadanos y el paso de muchas décadas el problema no se solucione con simples leyes. Además, como su nombre indica, son medidas discriminatorias y, por lo tanto, no son del gusto de las personas discriminadas. Todo esto es muy razonable, tan razonable como que las personas que históricamente no han disfrutado de las mismas oportunidades o derechos no se resignen a vivir marginados y a que el cambio no le llegue ni a ellos ni a sus hijos, sino a sus nietos. En definitiva, que el problema es de difícil solución e imposible compromiso entre partes afectadas.

En Berkeley, la mayor parte de la población es blanca o asiática debido a que la mayor parte de los estudiantes son blancos o asiáticos. Existen también comunidades hispanas y negra que, por lo general, se encuentran muy bien integradas en la vida universitaria. Es decir, el problema racial es inexistente en Berkeley. Si uno viaja a Oackland o a Richmond las cosas deben cambiar bastante debido en gran medida a la menor capacidad económica de los habitantes de estas ciudades. Como no he estado en estas ciudades no opinaré aunque en mis múltiples viajes por California he podido observar que, por ejemplo, que casi todos los cocineros y cajeros de los restaurantes son negros o hispanos mientras que los obreros o las señoras de la limpieza suelen ser hispanos. De la misma forma casi todos los trabajadores del campo son hispanos. Para encontrar un blanco atendiendo al público uno tiene que irse a un restaurante caro o a un banco. Los asiáticos, en cambio, pueden encontrarse tanto en tiendas de barrio como en las más altos puestos de trabajo. Y es que, al final, se deduce que tanto blancos como asiáticos han vivido en California desde su fundación y gozan de las mismas oportunidades a casi todos los efectos (**). Los negros no han conseguido la igualdad efectiva hasta hace muy poco tiempo y ni siquiera en todos los estados, mientras que los hispanos son en gran parte inmigrantes de primera o segunda generación con pocos recursos cuando no ilegales. En conclusión resulta que la raza sí es un factor que determina las oportunidades profesionales de las que podrá disfrutar una persona y que, en consecuencia, afectará a la educación a la que podrán acceder sus hijos. No creo que haya nadie discuta que éste es el problema; de hecho no creo que ni siquiera la pregunta que debamos hacernos es si la discriminación positiva es una forma de solucionar a largo plazo este desequilibrio sino algo mucho más básico, si todos estamos dispuestos a buscar una solución a un problema que todos reconocemos. Personalmente creo que hay muchas personas a las que les importa un pimiento, razón por la cual existen partidos políticos que obtienen muchos votos dando explícitamente de lado a las iniciativas integradoras.

(*) No voy a atender al convenio social imperante y denominaré negros a las personas de color. Si alguien me razona porque es considerada una denominación ofensiva me retractaré.

(**) La única diferencia puede estar en la visión que tienen el resto de estadounidenses de los asiáticos, lo que les hace menos atractivos para ocupar un cargo de cara al público en una multinacional.

Articles

Dolor

In Estados Unidos on 21 septiembre, 2011 por TheEggO

Banda sonora recomendada: Iberia sumergida – Héroes del silencio

Hechos dolorosos y tristes relacionados con este artículo del New York Times (vía).

i) El mejor vistazo global al asunto se da en un periódico extranjero. Este punto se explica fácilmente teniendo en cuenta la calidad de la prensa española, el nulo conocimiento previo del tema que tienen los lectores del NYT (y que por lo tanto tiene que proporcionar el periódico) y que ver las cosas desde lejos proporciona siempre más perspectiva que hacerlo en caliente y desde una posición cercana o interesada.

ii) El comentarista 10 llama la atención sobre un punto del artículo realmente chanante.
“I’m convinced that the Botíns are not motivated by money, they are motivated by love of banking,..” —Thanks Mr. Guillen, I needed a good laugh.
Realmente el señor Guillen o es muy inocente o cree que somos tontos o le debe algo al Sr. Botín porque intentar hacernos creer que el presidente del Banco Santander resulta la única persona del mundo a la que no le importa el dinero es realmente digno de frenopático.

iii) El comentario 33 viene a poner a España a caer de un burro.
Spain is one of THE most corrupt countries in the entire world; I know, I’m part of a Spanish family.
In Spain, if you lose your house to the bank, you still have to pay that mortgage for the rest of your life…for the house that you will never live in again.
And the Spanish Catholic Church is THE most corrupt and powerful land owner in the entire country.

No seré yo quien le discuta su opinión. Sin embargo aprovecharé para comentar sobre el tema de las hipotecas que tan de cabeza trae a los angry ones. El truco de que la entrega de la casa salde la deuda con el banco en EEUU y no en España se esconde en el tipo de interés que se paga: es mucho más alto (hasta el doble) si la entrega cancela la hipoteca. Por eso mucha gente aquí me dice que es más justo el sistema español; con el otro arreglo paga más dinero (en intereses) todo el mundo para cubrir a los que no pueden pagar y ya saben que en el mundo liberal ninguna hormiga tiene que pagar por las cigarras. En definitiva que es una forma de pagar por un seguro en caso de impago.

iv) El comentario 42 viene a resaltar lo que yo comentaba el otro día.
This story is typical. It is typical of most of you who are reading/commenting too. You have one standard of behavior for everyone else, but think you deserve “special” consideration. You lie, cheat and steal as long as you benefit. If you lose out, suddenly you whine about “how people are” and “boo-hoo poor me”, and the other guy needs to be treated harshly.

ACTUALIZACIÓN: en otro blog también se hacen eco y se quejan de la poca difusión de esta información.

Articles

Cashback

In Estados Unidos on 9 septiembre, 2011 por TheEggO

Banda sonora recomendada: Temptation – New order

Uno de los antiguos dolares de plata.

En EEUU tiene, como en España, cuatro tipos de dinero: monedas, billetes, cheques y tarjetas (tanto de débito como de crédito). Las monedas se consideran un estorbo y se suelen usarse para caridad; se las das a los mendigos, las echas en las huchas de recaudación para combatir una enfermedad de la que jamas habías oído o se las regalas al cajero cuando te da las vueltas. Eso explica el poco éxito de las monedas de dolar, a pesar de tener diseños tan chulos. Los billetes son la dinero “en metálico” del día a día siendo el billete de dolar el más popular. Es fácil juntarse con fajos monstruosos de billetes de dolar lo cual resulta un poco raro para los que estamos acostumbrados a que los billetes tengan un valor decente. Los cheques son un ente alienígena que he evitado por todos los medios pero que, por lo visto, se aceptan como si fuesen billetes de curso legal en algunas tiendas, incluso si es un cheque que no está firmado por el que paga (esto es, es un cheque que te han dado pero que no has cobrado todavía).

Pero lo que más se usa en el dinero de plástico, las tarjetas. Se puede pagar en todas partes con tarjeta, sin límites inferiores ni compra mínima. ¿Quiere comprarse un helado de dolar con tarjeta? Puede. Esta diferencia se explica en parte porque los acuerdos entre bancos y comercios son diferentes aquí; por ejemplo, si un cliente paga con tarjeta de crédito el banco se lleva un porcentaje de lo pagado, pero si la compra se hace con tarjeta de débito el banco no se lleva nada. Por contratar el servicio de que tus clientes puedan pagar con tarjetas de débito los comercios pagan una cuota mensual fija, independiente del número de transacciones que realices. El servicio de tarjetas de crédito se contrata aparte, pero casi todos las tiendas lo tienen. ¿Por qué son las cosas así? Pues los comerciantes argumentan que les sale económico que sus clientes paguen con tarjetas porque se ahorran tener que andar arrastrando el dinero del negocio al banco lo que, si hacen una caja moderadamente grande, implica contratar un servicio de transporte del dinero y por otro lado disuaden a los atracadores de robar en sus tiendas pues éstos saben que no merece la pena arriesgarse por llevarse cuatro duros. A los bancos el sistema les encanta pues les permite ahorrarse sueldos de personas que cuenten e ingresen el dinero proveniente de esos negocios y se reduce a cambiar unos numeritos en las cuentas del cliente y el negocio, cosa que hace una máquina automáticamente. Los clientes estamos encantados pues nunca nos tenemos que preocupar por llevar dinero encima y, además, perder o que te roben la cartera se hace algo menos doloroso.

La máxima expresión del éxito de las tarjetas está, para mí, en el cashback. Imaginemos es siguiente escenario: se encuentra usted de paseo comprando un helado y de repente recuerda que ha quedado para cenar con unos amigos en breve pero no tienen dinero en metálico para pagar su parte de la cena. Podría pagar su parte con tarjeta sin problemas aunque se considera algo feo darle al camarero, por ejemplo, siete tarjetas diferentes, una por cada uno de sus comensales. La solución es que compre su helado por 2$ y pida 20$ de cashback. De esta forma, usted saldrá de la heladería con 20$ en el bolsillo y su helado, de su cuenta se habrán sustraído 22$ que habrán sido ingresados inmediatamente en la cuenta del comerciante y éste tendrá menos dinero en caja y, por lo tanto, estará más contento. Sólo puede pedirse cashback si el pago se hace con tarjeta de débito, porque con tarjeta de crédito le cobrarían al tendero un porcentaje del dinero que te da. Una de las ventajas más importantes de este método de sacar dinero es que no te cobran comisión alguna, mientras que si sacas dinero en un cajero que no pertenezca a tu banco o su consorcio te cobrarán un porcentaje del dinero sacado. Es como tener un cajero en cada tienda que veas por la calle donde la única comisión que te cobran es que te ves obligado a comprar algo. Y es que, efectivamente, todo el sistema de las tarjetas está orientado a que compren y compren sin tener control ni conocimiento de cuánto se gastan.

Articles

Publirreportaje en sepia: Deadwood

In Estados Unidos on 1 septiembre, 2011 por TheEggO

Banda sonora recomendada: The ectasy of gold – Ennio Morricone

Toro sentado y Buffalo Bill. ¿Adivinan quién es quién?

Una de las partes más importantes en la construcción de una nación son los mitos fundacionales. Estas historias y leyendas se implantan en el subconsciente colectivo y proporcionan un sentimiento de un pasado conjunto glorioso, una seña distintiva que sea la semilla de una identidad nacional. En España gozamos de las grandes leyendas del Cid o los Reyes Católicos y Castilla tiene a los siete Infantes de Lara, Pedro I el Cruel, Laín Calvo o Fernán González. Todos estos personajes son reales o basados en personas reales (excepto, muy probablemente, los Infantes (*)) y, según las crónicas fiables y los hechos históricos contrastables, hicieron méritos propios para pasar a la historia, pero sus vidas y acciones han sido edulcoradas para elevarles a la categoría de leyendas. Pero no se avergüencen de su pasado y piensen que podría ser más ridículo: podrían creerse que los cuentos infantiles de los camelleros del desierto son ciertos.

En EEUU tienen como uno de sus principales mitos fundacionales la conquista del salvaje oeste, llamado por estas tierras el mito de la frontera. En 1803, tras la compra de Luisiana a Thomas Jefferson se le ocurrió que sería buena idea ampliar fronteras dejando que la gente se expandiese hacia el oeste. Para fomentarlo se les aseguro legalmente que las tierras no utilizadas en las que se asentasen y a las que diese uso serían suyas legalmente cuando el territorio se anexionase a los Estados Unidos. De esta forma familias completas viajaban hacia el oeste abandonando las regiones civilizadas para conseguir tierras gratis que poder explotar y les hacían gran parte del trabajo duro al gobierno de Washington. El precio a pagar era vivir en una tierra sin ley donde sólo podías sobrevivir si te asociabas con otras personas para construir un oasis de civilización o si eras el más fuerte y la suerte te sonreía. Por otro lada podías encontrarte con que a los nativos de esas tierras no les hiciese gracia que te asentases en sus tierras y decidiesen echarte o matarte. De las peripecias e historias durante la colonización del actual territorio estaduonidense surgen personajes como Wild Bill Hickock, Jesse James o Buffalo Bill que hoy son leyendas.

Wild Bill Hickok

Lo más razonable parece ser que para sobrevivir en un sitio así había que ser un hijoputa de manual, aunque las películas se empeñan en mostrarnos a hombres valientes cargados de principios que no dudan en arriesgar su vida y morir si fuese necesario por defender la granja de su primo Timmy o vengar la afrenta del jefe indio de turno. Aunque por ahí se asegura que el comienzo del derribo de estos mitos llegó con la película “Centauros del desierto” de John Ford (**), por lo que yo sé no fue hasta “Sin perdón” del amigo Clint cuando alguien atacó frontálmente y sin medias tintas el núcleo de la leyenda. En ella un hombre se presenta a un antihéroe que no pretende imponer sus fantásticos principios morales y que no podría presentarse como un ejemplo de nada “bueno”. En esta línea, la del género llamado western crepuscular, se alinea la serie Deadwood (***).

En 1875 y en mitad de las segunda fiebre del oro se establecieron los primeros colonos en el pueblo de Deadwood, dentro del actual estado de Dakota del Sur, atraídos por los abundantes yacimientos en las Black Hills. Debido a que aquello era una reserva india, el general Custer les corrió a gorrazos y el pueblo desapareció. Tras la derrota del Séptimo de Caballería y la muerte de Custer en la batalla de Little Big Horn (****) a manos del ejercito conjunto de Cheyennes, Arapahoes y Lakota dirigito por Toro Sentado y aprovechando que el tratado con los indios se debilitaba los colonos volvieron. En este punto empieza la serie y no les cuento más por si quieren verla.

Calamity Jane, exploradora del Séptimo de Caballería a las ordenes de Custer.

Calamity Jane, exploradora.

Durante las 36 horas que dura no hay un tema principal que pueda llamarse hilo conductor de la serie ni personaje sobre el que pueda arrojarse el título de protagonista. No pasa lo mismo con los antagonistas. En general, la serie trata de la vida en Deadwood en todos sus aspectos; desde temas trillados com política, castigo de delitos, búsqueda de oro, vida de los inmigrantes del este y relaciones con los Estados Unidos (aunque desde un punto de vista diferente) hasta otros menos comunes como la creación de un periódico, relación de las prostitutas con el dueño del saloon, enfermedades y su tratamiento, relaciones interraciales en un pueblo con abundante población asiática y algún negro que otro, la aparición de la escuela o los movimientos entre bambalinas de gobernadores y senadores estadounidenses para la anexión de Deadwood a un estado u otro (finalmente Montana impidió la anexión a Dakota y se le hicieron un estado nuevo).

Seth Bullock, sheriff y señor de los bigotones.

Una de las gracias de la serie es la reproducción con mayor o menor precisión de hechos y personajes históricos. Uno de los primeros en llegar a Deadwood es Wil Bill Hickok, jugador profesional (se ganaba la vida con el poker) y superviviente del primer duelo (showdown (*****)) documentado de la historia. A raíz de ese tiroteo Hickok se convirtió en un asesino para la justicia estadounidense y se vio obligado a huir hacia el oeste, donde no podía ser detenido. Junto a él viajan Charlie Utter y Calamity Jane. El primero conseguiría hacer fortuna tras hacerse con la licencia estadounidense para dirigir el servicio postal de Deadwood con EEUU. Calamity Jane fue exploradora en el ejercito y mentirosa profesional; solía contar que había sido amiga o amante de personas aunque únicamente revelaba estas cosas tras la muerte de sus protagonistas. Así decía haber servido a las ordenes de Custer o haber tenido un hijo con Hickok; sin embargo sus historias contradicen los documentos y registros oficiales. Se dice que Hickok viajaba con ella para desmentir los rumores sobre su homosexualidad.

Solomon Star

Otros de los primeros en llegar fueron Seth Bullock, sheriff en Montana, y Sol Star. Ambos llegaron a Deadwood para montar una ferretería y hacer fortuna. Seth Bullock volvería a ser Sheriff en Deadwood mucho antes de la anexión a EEUU imponiendo orden en un pueblo sin ley. Sol llegaría a alcalde en las primeras elecciones, montando además un hotel junto con Bullock. Pero el personaje que más gancho tiene en Al Swearengen, dueño del Gem Theatre (primer saloon del pueblo) que se gana la vida con el tráfico de opio, la prostitución y otros tantos negocios que serían ilegales si hubiese ley de algún tipo.

La serie está globalmente muy bien. El guión, las actuaciones y la producción son maravillosas. Les gustará más si disfrutan con los aspectos sórdidos y menos conocidos de la vida en un pueblo sin ley como los juicios a delincuentes, asesinatos de sindicalistas en las minas de oro, tratamiento de la viruela o práctica de abortos a prostitutas. Una pega menor que puedo ponerle es que algún personaje queda muy deslavazado, plano y mal encajado, aunque dado el gran número de historias que se entremezclan sería un milagro que no pasase; vease The Wire para conocer el milagro. Otra pega, muy relacionada con la anterior, es que según avanza la serie algunas de las historias se revuelven, retuercen y entremezclan de forma poco creíble. Pero yo es que soy un faltón.

Como muestra de la maravillosa producción les dejo la cabecera.

En su favor diré que la serie está terminada y sin visos de seguir hasta el infinito o la perdida de sentido así que si deciden verla sabrán desde el principio que en 36 capítulos se termina el invento. Mi consejo final para los que la vean es lo hagan en inglés o se perderán maravillosas escenas como esta conversación entre Swearengen y Wu, lider de los chinos en Deadwood que no habla ni papa de inglés.

(*) Todavía hoy pueden verse en Salas del los Infantes (Burgos) las siete tumbas de siete hermanos que nunca existieron. Durante mucho tiempo estuvieron expuestos en la Catedral de Burgos los cráneos de siete tipos que se decía que habían sido estos tipos de leyenda.

(**) Y en parte es cierto. Pero la sutileza y comedimiento de la época hace que la crítica sea tibia y descafeinada.

(***) Contando con que las únicas series que conozco ambientas en la conquista del oeste son “La Doctora Queen” y “La Casa de la Pradera” esta serie es una mejora importante.

(****) Por si no lo saben el séptimo regimiento de caballería de los Estados Unidos de América no hizo nada importante ni espectacular en el oeste. Fue a raíz de su derrota y la muerte de Custer cuando empezó a gestarse la visión heroica que tanto se ha mostrado en las películas de vaqueros. Y, para que vean que el mundo no ha cambiado tanto, la principal impulsora de la leyenda fue la viuda de Custer que escribió tres libros hablando maravillas del interfecto y sus gestas inexistentes.

(*****) Basándose en las historias europeas de duelos con espadas se inventaron un método honorable de dirimir disputas; se colocaban separados 60 metros y a una señal disparaban.

Articles

Wal-Mart

In Estados Unidos on 27 agosto, 2011 por TheEggO

Banda sonora recomendada: The infection – Disturbed

Wal-Mart es una cadena de supermercados muy famosa en EEUU debido a los barato que vende sus productos. En el año 2000 la revista Forbes la colocó en el puesto 18 en la lista de las mayores empresas del mundo y en el año 2009 supuso el 51% de las ventas de comida en EEUU. Tiene algo más de 8500 tiendas en 15 países diferentes bajo 55 nombres diferentes. Wal-Mart se fundó en 1962 y empezó a cotizar en Bolsa en 1969. Al poco, durante los años 70, empezó a surgir una fuerte controversia en torno a esta cadena de supermercados. Por esas fechas empezaron a ver la luz estudios estudios en los que se apuntaba a que su éxito se debía a los bajos salarios de los empleados, pésimas condiciones de trabajo, la eliminación de la competencia, el abuso de sus proveedores y su oposición a los sindicatos.

En cuanto a los sueldo la cosa ya la dejó clara el propio fundador de la compañía cuando dijo aquello de
“Pago salarios bajos. Puedo sacar ventaja de ello. Vamos a tener éxito, pero sobre la bese de sueldos muy bajos, con una política de empleo acorde a los bajos beneficios [de la empresa].” (I pay low wages. I can take advantage of that. We’re going to be successful, but the basis is a very low-wage, low-benefit model of employment Fuente (I) (II)).
En 2001 se calculó que el sueldo medio de un empleado de Wal-Mart que trabaje 34 horas semanales es de $13,861 al año cuando el límite de la pobreza para una familia de tres personas considerado por EEUU se encuentra en $14,630.

Además resulta que en EEUU hay una ley por ahí que obliga a las empresas a pagar un seguro médico a sus empleados si estos trabajan más de 34 horas semanales. Y el seguro obligatorio es una minucia que cubre catarros y poco más, pero ningún empleado de Wal-Mart tiene un contrato por más de 34 horas a la semana. El número de horas que realmente puede llegar a trabajar es otra cosa, por supuesto. A los empleados se les exige que trabajen en cualquier turno (mañana, tarde o noche) avisándoseles de su próximo turno al final del que esten realizando en ese momento. Además los turnos los asignan desde las oficinas centrales, dicen que es un programa de ordenador, y no los encargados de cada tienda. Otro punto que genera mucha controversia es que durante los turnos de noche se encierra a los empleados dentro de las tiendas. wal-Mart se defiende diciendo que lo hace por el bien de sus empleados y de las tiendas pues evita atracos y robos en zonas de alta criminalidad, aunque los riesgos de esta práctica en caso de emergencia (por ejemplo incendio) son evidentes.

Respecto a la eliminación de la competencia le acusa de que sus bajos precios barren al pequeño comercio de los sitios donde se instalan. Se les acusa incluso de que durante los primeros meses tras la apertura los precios son absurdamente bajos (*) para ganar clientes rápidamente. Sin embargo, una vez implantados y sin competencia real los precios pueden llegar a ser un 17% superiores a los de poblaciones semejantes sin Wal-Mart. Un efecto indirecto es el aumento de la pobreza en los pueblos donde se establece por tres motivos.
i) La gente con dinero que tenía una tienda se larga a otro lado y empieza de nuevo, mientras que sólo se queda la gente más limitada económicamente. A efectos estadísticos la población se empobrece.
ii) Los dueños de pequeños comercios dedicaban dinero a la caridad (**) mientras que Wal-Mart no lo hace. Las ayudas para gente en riesgo de pobreza o marginación desaparecen haciendo inevitable la caída de gente con problemas.
iii) La eliminación de puestos de trabajo que supone la apertura de un gran supermercado como este.

Los proveedores de Wal-Mart son esclavos de los caprichos de su cliente, como le pasa a cualquier proveedor de una gran compañía. Wal-Mart no es diferente y fuerza guerras de precios para obtener el género lo más barato posible.

Los sindicatos son el tema más controvertido de Wal-Mart. Para muestra un botón. Al poco de salir a bolsa contrató a diferentes empresas y bufetes en las ciudades donde tenía comercios cuyo cometido era impedir que los trabajadores se organizasen en sindicatos; hoy en día tiene un departamento interno dedicado a esta labor exclusivamente. En el año 2000 los carniceros de Jacksonville (Texas) se organizaron en un sindicato y Wal-Mart respondió cerrando su sección de venta de carne fresca, pasando a vender sólo carne envasada y despidiendo a todos sus carniceros. En 2004 la tienda de Jonquière, Quebec (Canada) se cerró tras conseguir formar un sindicato sus trabajadores. Aunque Wal-Mart niega que esos cierres se deban a los sindicatos y dice que estaban planeados durante mucho tiempo, multiples empleados han asegurado recibir dinero para evitar que sus compañeros se organizasen e incluso un directivo afirmo en 2004, poco antes de ser despedido, que se pagaba a empleados por delatar a los afiliados a sindicatos para poder despedirlos. En 2006 Wal-Mart cerró todas sus tiendas en Alemania al ver que era imposible tratar con el sindicato Ver.di. En China sin embargo si se permite que los empleados estén sindicados aunque sólo pueda ser al sindicato del gobierno y sirva de bastante poco.

En 2005 se publicó la pelicula "Wal-Mart: the high cost of low prices" (Walmart: el alto coste de los bajos precios") donde se criticaba a la compañía. Wal-Mart contraatacó ese mismo año con otro documental pagado de su bolsillo "Why Wal-Mart works and that drives some people c-r-a-z-ys"(Por qué Wal-Mart funciona y eso hace que algunos se vuelvan l-o-c-o-s) donde se asociaban las críticas a la compañía a la envidia cochina.

Para que se vea que, aunque no comparta sus opiniones, no escondo información aquí dejo un artículo del Instituto Von Mises donde se da otro punto de vista, el liberal. Lo que viene a decir es que todo este darwinismo social es fantástico porque ayuda a que la gente agudice el ingenio y aprenda a sacarse las castañas del fuego.

Y de esta forma llegamos a California, estado chachipiruli de los EEUU. Aquí no se tiene en buena estima a los amigos de Wal-Mart y hay bastante presión ciudadana contra esta cadena de supermercados. Una de las primeras medidas adoptadas fue obligarla por ley a comprar a unos precios mínimos a sus proveedores. Pero sin duda la más llamativa y la que me impulsó a escribir esta entrada tiene que ver con la recogida de firmas para impedir que se abra un Wal-Mart en tu pueblo o barrio. ¿Y de qué sirve recoger firmas? A fin de cuentas es una empresa privada y puede abrir donde quiera si cumple las leyes locales. Pues muchos vecinos se dedicaban a recoger firmas para pedir al ayuntamiento que expropiase el terreno a Wal-Mart y lo usase para algún fin público (por ejemplo bibliotecas o edificios gubernamentales) Y, en bastantes casos, con éxito. Por supuesto, tras pasar por los tribunales, que Wal-Mart no se quedó de brazos cruzados. Está claro que es un abuso de la ley en toda regla; aunque, por otra parte, si un número suficientemente grande de vecinos se organizan para impedir que una empresa que no es de su gusto se instale en su ciudad tampoco parece que esté eticamente mal. Y desde el punto de vista legal (***) es perfectamente posible sin violentar la ley, aunque sí el espíritu que la inspiró. Como excusa, aunque pobre, queda que las grandes empresas también se aprovechan de los resquicios en la ley para su propio beneficio. ¿Qué opinan? ¿Son ustedes de los legalistas y se indignan con este tipo de medidas? ¿O les gusta bordear la ley para obtener fines concretos?

(*) Sin llegar a vendar por debajo de coste, que eso es una práctica monopolística prohibida en todo el mundo civilizado.

(**) Gran parte de los estadounidenses dedica una buena parte de su sueldo a la caridad. Aquí no hay servicios sociales públicos de ningún tipo y la única oportunidad de no hundirse en la pobreza una persona que pierde su empleo y tiene cargas familiares es la caridad. Por suerte para mucha gente la caridad y dedicar parte de tu tiempo libre a labores de caridad es algo muy extendido. Al final viene a ser un impuesto voluntario que mucha gente paga con gusto.

(***) Ya tienen edad para ir enterándose de que la ética y la ley son terrenos diferentes y en muchas materias son conjuntos de intersección vacía.

Articles

¿Sabían que …? (VIII)

In Estados Unidos on 26 agosto, 2011 por TheEggO

Banda sonora recomendada: Born to run – Bruce Springsteen

Hola, niños. Mis antepasados eran delincuentes que repartían droga por los garitos de moda.

¿… las carreras de NASCAR se originaron durante la época de la ley seca? En aquellos tiempos se destilaba la bebida en alambiques ilegales escondidos en sitios recónditos. Los transportistas de las bebidas empezaron a modificar sus coches para correr más e impedir que la policía los cogiese durante sus trayectos. La moda del tunning continuó tras la derogación de la ley seca (1933) pues aunque ya estuviese permitido vender y fabricar alcohol las destilerías ilegales siguieron funcionando para evitar pagar impuestos. A mediados de los años 40 la moda del tunning se encontraba muy extendida por los estados del sureste, especialmente Carolina del Norte y Florida. De ahí a que empezasen a competir no pasó tiempo. ¿Y dónde mejor que en la playa de Daytona (Florida) usada desde los años 20 para la competición de coches y la superación de varios records de velocidad? ¿Y cómo no iba a llegar una panda de listos, institucionalizar el invento y llevarse pasta por montar un campeonato? La primera copa Sprint se celebró en 1949 y desde entonces han aparecido otro montón de campeonatos más. Y la historia es cierta. Palabrita del niño diox.

Por cierto, todavía hoy se conoce a las bebidas alcohólicas caseras como moonshine, nombre que le daban los traficantes de alcohol al género debido al brillo de las botellas por la noche.

Articles

Stay Hungry. Stay Foolish.

In Estados Unidos on 26 agosto, 2011 por TheEggO

Banda sonora recomendada: Straight out of line – Godsmack

Ambos desean conquistar el mundo.

Hoy todos los periódicos locales (como el San Francisco Chronicle o el Oackland Tribune) ha sido portada la dimisión de Steve Jobs como consejero delegado (*) de Apple. Es normal; Apple vive por aquí y da de comer a mucha gente de la zona de la bahía de San Francisco. Pero con la tontería me he vuelto a leer el discurso (video doblado: parte 1, parte 2) de graduación de Stanford (por aquí cerquita) que dio Jobs en 2005 (**) y me ha vuelto a sorprender y me ha inspirado el batiburrillo de ideas que esta entrada. Recomiendo su lectura completa porque realmente es impresionante y explica gran parte del carisma de Jobs (aunque si ven el vídeo el doblador le resta gran parte del espíritu). Para empezar voy a dar un extracto en inglés y castellano (traducción mía, perdonen la posible mala traducción).

Remembering that I’ll be dead soon is the most important tool I’ve ever encountered to help me make the big choices in life. Because almost everything — all external expectations, all pride, all fear of embarrassment or failure – these things just fall away in the face of death, leaving only what is truly important. Remembering that you are going to die is the best way I know to avoid the trap of thinking you have something to lose. You are already naked. There is no reason not to follow your heart.

El hecho de recordar que pronto estaré muerto es la mejor herramienta que he encontrado para tomar decisiones en la vida. Debido a que casi todo – las expectativas, el orgullo, el miedo a la vergüenza o el fracaso – todas estas cosas simplemente se hacen menos importantes al enfrentarse a la muerte, dejando únicamente lo que realmente es importante. El hecho de recordar que vas a morir es la mejor forma que conozco de evitar caer en la trampa de llegar a pensar que tienes algo que perder. Ya estás desnudo. No hay motivo para no seguir tu corazón.

Cuando uno quita todo el almibar que Jobs vierte queda la idea de que arriesgar es bueno y de que el miedo al fracaso es otra forma de fracaso. Es España el no llegar a buen puerto con una iniciativa es un fracaso que debe ocultarse; en EEUU el fracasado es el que se queda quieto para conservar lo que tiene y no intenta mejorar. Por ejemplo, en España empezar unos estudios y no terminarlos te convierte en alguien peor que el que nunca los empezó y se conformó con ponerse a trabajar de cualquier cosa mientras que en EEUU no hay ningún problema en decir que empezaste una carrera y que la dejaste porque no te gustaba o no te veías capaz. Al contrario, es algo positivo porque has probado una experiencia diferente y has sido capaz de decidir que era mejor cambiar a dejarte llevar por la inercia.

Dijo el Profeta.

Otro aspecto diferencial es la falta de vergüenza estadounidense. Jobs llega a decir en su discurso que lo único que saco de su corto paso por la universidad son sus conocimientos sobre tipografía. Prueben a decir eso en público en España y luego me cuentan. En España no se puede dar muestra de ignorancia sobre un tema y aquí no tienen problema en preguntar cualquier bobada porque saben que nadie les va a criticar por no saber. Cuando comenté lo del camarero que pensaba que Mallorca era la capital de España y que la península era otro país, estaba ante un típico americano, hablando sin miedo a meter la pata y sin complejo de inferioridad cuando te hacen ver tu error. Me imagino que si criticas en público el que alguien no sepa algo te tacharán de snob y te preguntarán de qué sirve saber la bobada de la que te estas riendo.

En la misma línea se encuentra el problema de que España es ese país donde la gente cree que poseer un conocimiento enciclopédico te hace mejor que los demás, mientras que por estas tierras se valora el conocimiento útil, aplicable. Por ejemplo, el otro día hablando con un catedrático de renombre salió una integral que se resolvía por partes. La resolví en dos patadas y el señor me dijo que si había estudiado ciencias puras o matemáticas. Él no sabía resolverla y no tenía ningún tipo de vergüenza en decirlo. Nuevamente, aquellos que hayan terminado el bachillerato, prueben a decir en público que no recuerdan cómo se resuelve una integral por partes, la lista de reyes de la casa de Austria o quién escribió los Episodios Nacionales y luego me cuentan.

Es una filosofía vital completamente diferente y encontrarse con ella supone un pequeño choque cultural. No voy a valorar cuál es mejor, eso se lo dejo a ustedes.

Aunque sea salirme del tema principal de la entrada voy a hablar un poquito de Apple. Cuando uno consigue aislarse de la cohorte de tecnopijos que entregarían a sus primogénitos a Apple si la compañía se lo pidiese y que se encargan de gritar a los cuatro vientos las maravillas de la manzana lo que queda no es una mala compañía. Apple no ha inventado nada realmente revolucionario; lo siento por sus acólitos pero ni el ordenador personal, ni el ratón, ni el formato MP3, ni la venta de música por Internet ni las tabletas, ni la telefonía móvil son inventos de Jobs y cía (aunque leyendo los periódicos de los últimos días parece que Jobs inventase hasta el pan tumaca). Apple sólo ha hecho innovación evolutiva sobre productos ya existentes y nunca disruptiva, excepto (y es una gran excepción) en el concepto de relación entre el cliente y la empresa y su producto. Los clientes de Apple son mimados por la compañía y disfrutan de una atención al usuario magnífica y sin parangón. Sus productos tienen un acabado que los hace muy fáciles de usar incluso por los no iniciados en la informática. Por mucho que nos pueda parecer antinatural a los geeks la gente que no sabe ni le interesa la velocidad de reloj o la memoria caché de su ordenador o que no sabe identificar la tarjetas de memoria RAM cuando ve un ordenador abierto también tiene derecho a usar el ordenador. Apple lo sabe y hace unos sistemas altamente accesibles a cualquier persona. Insisto, por mucho que nos moleste a los tecnofrikis, esto es algo bueno y positivo que debiera tener en cuenta cualquier producto que pretenda ser usado por mucha gente. Esta última frase pone en el punto de mira a los sistemas linux que están pensados para otorgar control total al usuario y no para ser fácilmente utilizables. La que es su mayor ventaja es el motivo por el cuál nunca llegarán a ser populares.

Otro asunto el marketing de los productos Apple. Sobre su utilidad y aporte podríamos hablar largo y tendido. Al que me diga en los comentarios que si vende más es que es mejor le echo del blog por liberal económico simplón. El valor añadido de un producto no se decide por el número de ventas.

(*) No diré CEO. El castellano tiene palabras para este concepto y otros tantos más que la prensa se niega a traducir.

(**) Compárenme a Jobs y su discurso con los que se dan España en las graduaciones.