Articles

Comparaciones odiosas

In Sobre el cuaderno de bitácora on 13 septiembre, 2011 by TheEggO

Banda sonora recomendada: Animal I have become – Three days grace

A raíz de ciertas lecturas del Internet (en particular, ésta y ésta) y de mi última entrada he tenido una edificante conversación sobre lo feo que está que compare tanto España con Berkeley, California o Estados Unidos. En mi opinión, como escritor del cuaderno de bitácora, el hacer estas comparaciones es uno de los motivos fundamentales de la propia existencia del blog. A fin de cuentas he venido hasta aquí para ver otras formas de hacer las cosas y volver a mi puesto de trabajo para aplicar lo aprendido y sacar ventaja de lo que hacemos mejor.

En ningún momento quiero que se piense que soy un fanático convencido del American way of life porque EEUU tiene muchas cosas que no me gustan. No me gusta su comida, ni su sistema sanitario, ni su sistema de reparto de la riqueza, ni la forma de relacionarse unos con otros, ni el miedo a todo lo diferente y desconocido, ni el hecho de vivir apartado en tu casa y tener que coger el coche para todo, ni el bipartidismo fanático, ni su opinión imperialista respecto al resto del mundo, ni la forma en que ignoran la carta de derechos humanos incluso con sus propios ciudadanos, ni el elitismo gobernante, ni muchas otras cosas. Pero en lo que ha a oportunidades profesionales, gestión del trabajo y habilidad para mantenerse en primera línea en todos los campos es un sitio increíble. Y así están las cosas. ¿Qué dedico más tiempo a alabar las bondades que ha criticar los barbaridades? Puede que sí pero, como he dicho antes, mi idea es llevarme lo bueno de aquí y en Europa clamar contra EEUU es tiempo perdido porque todo el mundo está ya convencido.

Banda sonora a partir de aquí (me reservo un azucarillo para aquel que se vea, no que oiga, el vídeo completo):

Pero volvamos la vista hacia Españistán, un país que para aparecer primero en alguna clasificación tiene que compararse con África y no con el primer mundo. Hemos vivido en una fantástica nube durante años creyendo que pertenecíamos al selecto grupo de países desarrollados cuando nuestros principales activos han sido el sol y nuestra mayor tecnología el ladrillo. Y mucha gente se ha acostumbrado a eso y cree que seguimos allí. Mi profesión es investigador y trabajo en la universidad y creo que hacen falta más fondos para I+D y para mejorar la enseñanza universitaria, aquellos de ustedes que sean autónomos creerán que merecen una bajada de impuestos, los que tengan niños pensarán que hay que invertir más en educación primaria, la mayoría recordará que hace falta invertir en justicia, sanidad, infraestructuras y asistencia social, otros apostarán pos subvencionar ciertos negocios: automóviles, energías renovables, minería, pesca, astilleros, agricultura, cine, música, etc. Todo esto sin olvidarnos de lo realmente esencial: fiestas populares, igualdad, memoria histórica, actos de aclamación al espíritu del desierto y piscinas subvencionadas en los meses de verano. Pero resulta que todo eso hay que pagarlo. No tiene que pagarlo usted todo, por supuesto; gracias al sistema de redistribución de la riqueza los que más ganan pagan para que yo, por ejemplo, pudiese disfrutar de becas durante la universidad o mis hijos recibiesen ayudas en la escolarización mientras no tuve dinero en abundancia. ¿Qué no funciona? Si, es cierto y hay que modificar el sistema tributario. Pero en el corazón del asunto también está el hecho de que en España no generamos nada y que, si las cosas no cambían, no podemos permitirnos todo lo que queramos.

Todos queremos ser funcionarios, tener una vida estable como asalariados, horario fijo, sueldo indefinidamente creciente y ventajas sociales, pero pocos crean empleo y tienen su propia empresa. Todos queremos aeropuerto, AVE, metro y autovía desde la puerta de casa hasta donde solemos movernos pero no queremos pagar nada por ello porque para eso pagamos impuestos. Queremos que si nos duele la pierna nos radiografíen, analicen y observen hasta que nos diagnostiquen que nos pasa, pero no estamos dispuestos a pagar los impuestos que nos corresponden. En general todo se reduce a que queremos tener las calles limpias pero no estamos dispuestos a andar hasta la papelera para tirar nuestra basura. Queremos todos los derechos y nos desentendemos de las obligaciones. Si usted piensa de otro modo es que ha vivido en otro planeta los últimos años y si pone excusas y busca excepciones es que se está mirando el ombligo intentando mantener un sistema injusto, arcaico e insostenible.

Un buen ejemplo de lo dicho son los impuestos. Este año he tenido la suerte de que no le hayan concedido la ayuda de comedor a mis hijos y es previsible que al año que viene me salga la primera vez la declaración de la renta a pagar. He salido oficialmente de la pobreza y vivo bien. Esto es fantástico para la sociedad, porque con dinero público se me ha educado y ahora puedo devolver con creces lo que se invirtió en mi de forma que las futuras generaciones puedan disfrutar de las ayudas que yo tuve y más si fuese necesario. Al contrario de lo que mucho liberal cree vivir en una sociedad donde la riqueza está mal distribuida y las oportunidades son diferentes en función de en que estamento social se nazca es una putada incluso si eres una persona extremadamente rica. Si usted es millonario y vive en un país como México, Colombia o Sudáfrica tendrá que pasarse el día cuidando de sus bienes y velando por la seguridad de su familia porque, a fin de cuentas, un pobre no tiene nada que perder y mucho que ganar entrando a robar violentamente en su casa o secuestrando a algún familiar suyo. Si la mayoría creemos que se vive mejor y más tranquilo en una sociedad como la nuestra, más equilibrada y donde sucesos como los descritos son esporádicos y nadie deja de dormir porque piense que pueden pasarle en cualquier momento, ¿por qué pataleamos cuando nos toca cumplir con nuestra contribución a esta sociedad? ¿Cuántas historias se oyen de ricos que defraudan, de empresarios que se niegan a declarar el IVA porque ellos ganan muy poco, de progenitores renegando del sistema de becas porque se las dan todas a inmigrantes que no tienen para libros pero si para zapatillas de marca o, en otro orden de cosas, de funcionarios que reniegan de que les bajen el sueldo a ellos los primeros mientras no se actúa contra la corrupción, los banqueros y las prebendas de la clase política? Lectores, la excusa de negarse a acatar algo usando como medida los extremos es pobre y deshonesta. Si pedimos justicia debemos ser coherentes y apechugar con la parte que nos toca; todo lo demás es cinismo.

En los años 70 se emitía en EEUU una serie llamada The Dukes of Hazzard en la que se narraba la vida de una familia de sureños, los Duke, en su granja de Georgia. Uno de los personajes, la prima malota y huérfana que vivía adobada a la familias, se llamaba Daisy Duke. Lo que la catapultó a la fama fueron sus pantalones vaqueros sin pernera, iguales a los que lleva en la imagen. Por eso y desde entonces se conoce en EEUU a ese tipo de short vaquero como Daisy Dukes. Añadiré que son extremadamente populares en Berkeley, especialmente entre la población asiática y que, como no sabía donde meter esto en ninguna entrada, lo pongo aquí para quitarle seriedad al tema tratado.

Si hablo mucho de la universidad es porque trabajo en ella. Sinceramente creo que se puede mejorar mucho la educación superior española sin invertir ni un duro en proyectores, pizarras electrónicas, ordenadores y demás chorradas, sino sencillamente reorganizando los temarios, la burocracia y el personal. Además los investigadores, en especial los pertenecientes a carreras técnicas, debemos captar fondos de empresas privadas pues es la forma natural de demostrar que una ingeniería académica cumple su función con la sociedad. Soy consciente de que para que se dé esto último no sólo tiene que cambiar la universidad española sino también la empresa española.

De la misma forma si comparo una montaña perdida en la costa de California con la Sierra de la Demanda no es por afán de joder, sino porque un valle de mierda en mitad de la nada tiene una publicidad y un turismo con el que no puede ni soñar la Sierra de la Demanda, varias decenas de veces más grande. Si Burgos quiere mantenerse como está y no seguir perdiendo población y riqueza no puede seguir llorando constantemente porque a Valladolid se lo dan todo y a ellos nada. Tiene que moverse, tiene que progresar y tiene que cambiar. Y quien crea que sin cambios la ciudad va a permanecer inmutable se equivoca. Sin iniciativa privada, de los propios ciudadanos, que genere la riqueza la ciudad se estancará y se morirá. Si creen que mantener la central de Garoña abierto por siempre, hacerse funcionarios o pedir infraestructuras por su cara bonita conducen a un futuro sostenible a largo plazo tendrán que explicarme por qué. Lo mismo, punto por punto, se puede decir de Madrid o Valladolid aunque jueguen con la baza de la capitalidad. Si confían en el gobierno para revitalizar la ciudad se equivocan porque lo que harán en centralizar todos los servicios ya que es lo razonable y económico. Si no les dan un motivo para que pase la autovía por Burgos, los políticos la llevarán por Madrid y Valladolid.

Sé que todo es muy difícil y complicado y que cuesta mucho esfuerzo sacarse las castañas del fuego pero si queremos que Españistán sea un país decente con un buen sistema educativo, sanitario y tributario y con unos potentes sectores industriales y servicios, no nos queda más remedio que hacerlo nosotros. En cualquier caso, piensen en que si van a confiar en que la gente de 56 o 60 años les saque del hoyo se van a llevar una desilusión; esa gente está pensando en su jubilación y no en que el sistema o su forma de vida aguante otros cincuenta años.

Anuncios

19 comentarios to “Comparaciones odiosas”

  1. Vaya discurso churchiliano te acabas de dar (minuto 6:30)
    Yo creo que las comparaciones son una cosa inutil en muchas ocasiones. Y que no generan nada. Me dan rabia los reporteros de Españoles por el mundo que siempre intentan que el entrevistado compare ambos paises. ¡Ellos son ellos y nosotros, nosotros! ¿Qué sentido tiene cuantificar todo el rato si ellos más o nosotros más? Claro que cada uno tiene sus cosas buenas y malas. Pero yo creo que no es productivo comparar.

  2. Anda que te habrás quedao a gusto… Varias cosas:
    1. “Pero en lo que ha oportunidades profesionales…” 5 latigazos! Y del espolvoreo aleatorio de acentos mejor ni hablo.
    2. Por fin una foto de una jamona, aunque sea setentera! Eso no puede faltar en ninguna página web que se precie.

  3. Completamente de acuerdo.No podrias publicar esto en algun sitio donde lo lea mucha gente y en todos los idiomas a ver si puede ser que se cambie algo?

  4. La historia es que este nivel de conciencia debería ser colectiva, y eso solo lo consigues atacando al problema de raíz, educando a la gente desde el principio, y no con chapuzas a corto plazo. Para empezar, incentiva a la gente con cabeza a que se quede en el país a hacer más zumo de cerebro, en lugar de irse fuera. Hola Diego se te echa de menos.

  5. Cuando uno se va fuera no se pueden evitar las comparaciones, tanto las buenas (uy qué bien, esto lo hago yo así cuando vuelva a casa), como las malas (qué ganas tengo de volver a España, esto es una mierda). Y estoy completamente de acuerdo en que hay que cambiar la mentalidad colectiva para que individualmente empecemos a cambiar las cosas. Yo pensaba que en la comunidad científica la cosa era diferente, pero pese a mi corta experiencia conozco mil casos en los que ha sido sacar la plaza de titular y dedicarse a vivir del cuento…
    Y tanto en la Universidad como en los Organismos Públicos de Investigación se debería valorar positivamente el conseguir financiación privada para nuestras investigaciones, y son vergonzosos casos como el del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), en el que se paraliza el desarrollo de un fármaco contra el cáncer de pulmón por considerar ilegal un modo de financiación privada que, atención, iba a dar 10 millones de euros. Y mientras nosotros llorando para que nos den un Plan Nacional, y por otro lado Ciencia e Innovación rechazando financiaciones de 10 millones de euros. Para mear y no echar gota.

    • Asín es, aunque el caso de Barbacid debe ser algo más complicado que lo que se ha comentado en la prensa y no me atrevo a opinar sin saber más detalles.

      La investigación es una profesión maravillosa en la que uno, antes de empezar a ejercer, ya sabe que tendrá que irse de España. Así le va al país.

  6. La Demanda Manda!!!!!!!!!!

  7. A veces es mejor que la gente no sepa que lugares asi existen. Solo pondrian hoteles y campos de golf.

    • Eres un mandril de culo pelado. Justo de lo que hablo es de eso. Aquí son capaces de mantener los sitios en perfecto estado de conservación y sacar dinero de ellos. No digo que eso sea posible en España, donde seguro que montaban un hotel de sopocientas plantas en el puto medio del monte y ponían una autovía hasta la entrada. Pero justo eso es lo que hay que cambiar. Digo yo.

  8. Cooooooorrecto.

  9. Lo único que digo es que con uno que haga las cosas bien no es sudiciente, todos debemos ejercer un papel concienciador, y predicar con ejemplo (con énfasis en la palabra predicar). Yo haré todo lo que pueda por ejercer mi profesión en este país, porque me gusta, intentaré crear una empresa, investigar, lo que haga falta, y pagaré mis impuestos con gusto. He intentaré trabajar fuera, aprender y traerme todo lo bueno de los paises en los que haya estado. Hacen falta muchos granos de arena para compensar el agujero de una SICAV. Hace falta una conciencia colectiva (Ghost in the Shell) que llegue a todos los niveles de la sociedad para poder cambiar la mentalidad de un país.

  10. “He intentaré trabajar fuera” Félix!!!!!! Diecisiete latigazos!!!

  11. No puedo decir más que me guardo citas en el bolsillo de este texto de referencia como:

    “En general todo se reduce a que queremos tener las calles limpias pero no estamos dispuestos a andar hasta la papelera para tirar nuestra basura.”

    P.D Qué grandes los Dukes. Con esa serie aprendí que no importa lo limpia y voluminosa que tengas la melena siendo tio, seas moreno o rubiales, lo que hace que moles de verdad es entrar en el coche siempre, pase lo que pase, por la ventanilla….

  12. He estado pensando qué responder, si quejarme de estar encasillado o no, y creo qué sólo puedo decir:

    Diego, ¿hay algún juego de ordenador al que no hayas jugado?

  13. […] El comentario 42 viene a resaltar lo que yo comentaba el otro día. This story is typical. It is typical of most of you who are reading/commenting too. You have one […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: