Articles

Las ventanas

In Cosas que echo de menos on 18 julio, 2011 by TheEggO

Banda sonora recomendada: Daylight – Coldplay

Por estas tierras tienen un problema con las ventanas y es que no saben hacerlas. La temperatura nocturna en Berkeley sufre pocas variaciones a lo largo del año; en invierno es de 5 grados y en verano (me han dicho que ahora estamos en esa estación) a 10 grados. Mínimas muy agradables en invierno y un tanto bajas para mi gusto en verano, aunque seguro que muchos de ustedes estarán dispuestos a discutirme estas afirmaciones. Sin embargo, y en este punto creo que si conseguiré unanimidad, parece aconsejable ser mínimamente eficientes desde el punto de vista energético e instalar contraventanas. Pues no, señores, aquí no saben que es eso. El jueves lo hablé con un estadounidense del sur de california en la universidad y, tras explicarle que era esa cosa para la que no me sabía la palabra en inglés, se sorprendió de lo ingenioso de la solución. La cordobesa del laboratorio ya me dijo que aquí no tienen éxito la medidas de ahorro energético. Pocos años les quedan para disfrutar de esa despreocupación.

En cualquier caso este problema se soluciona fácilmente poniéndose más y más mantas encima hasta no pasar frío. Sin embargo, la ausencia de persianas y cortinas de verdad es irreparable. Yo suelo dormir bien con la persiana levantada (de hecho, la persiana de mi dormitorio de Madrid esta rota desde el otoño pasado y no la he echado en falta) pero esta semana, entre el jetlag y que el sol sale a las 5, me he despertado muy, muy pronto. Y no es que sea mi casa especial, es que aquí ninguna casa tiene persianas y casi no se ven cortinas en las ventanas.

La cuarta pared de mi habitación es de cristal.

La cuarta pared de mi habitación es de cristal.

Eso si, la ventana de mi habitación es una caso particular pero de manual. Realmente no tengo ventana en mi habitación, sino que una pared es un portón inmenso que da al balcón. Consecuencias:
i) La diferencia de temperaturas en mi habitación a lo largo del día es tan alta como la que hay en la calle, unos 15 grados más o menos.
ii) Por las tardes entra un sol cegador a partir de las 17 y hasta las 20 que te impide hacer nada en la habitación que requiera tener los ojos abiertos.
iii) A eso de las 19.30-20, aprovechando que la bruma suele haberse despejado, puede verse una preciosa puesta de sol en la sierra al norte de San Francisco y con la isla de Alcatráz recortada contra Golden Gate.
iv) Mi habitación no necesita luz artificial para permitirme hacer vida en ella ni en los días más nublados.

Bueno, está claro que no hay mal que por bien no venga. Pero con una contraventana y una persiana o cortina de verdad me solucionaban mis problemas

Anuncios

6 comentarios to “Las ventanas”

  1. Cuando estuve en holanda vi lo mismo pero exagerado, salones con varias paredes transparentes… La única causa que me contaron que provocaría semejante desmán tenía que ver con la filosofía ortodoxa o algo así en la que uno intenta demostrar a los vecinos que es buena persona a base de no ocultar lo que hace mientras come y si se limpia bien el tomate de los espaguetis de alrededor de los labios… Ya podías preguntar si hay algún tipo de connotación así o es solo que son unos desgraciados despreocupados por la energía.

    Eso sí, como persona que vive en un salón mal iluminado, la idea de sol entrando a raudales toda la tarde se me hace idílica, más aún si puedo ver Alcatráz, que le da un toque sórdido genial. Y gafas de sol para ver la tele queda de los más sórdido también, pero chico, lo hago en el cine para ver 3D así que…

    Esto de leerte en un pc y no en el movil es la pera: Puedo ser aún más pesado (pero es como el blog, te puedes saltar los comentarios que quieras) y encima puedo ver los Googe Ads, en este caso para ofrecerme un calentito Spa desde 9€ (Estos de la gran G, como saben.)

  2. París: salida del sol a las 6 de la mañana, habitación perfectamente orientada para que el primer rayo incida en el cabecero de la cama, y por supuesto no hemos oído hablar de la palabra persiana en la vida…
    Tu habitación muy chula, no te puedes quejar de espacio ni de vistas. Lo del “verano” por aquellos lares es un poco fastidioso, supongo que por contra el tema del invierno más suave será de agradecer.

  3. Es que en realidad la idea de persiana es muy española. Por encima del paralelo 43 necesitan mucho más la luz solar como para desaprovecharla tapandola. Y además el concepto de privacidad en Europa es mucho menos rancio que aquí, no se si será efectivamente por las influencias calvinistas… Pero normalmente, tambien tienen un mecanismo para poder dormir de día.
    Y no está en contradicción con el ahorro energético, porque suelen ser muy cuidadosos con las carpinterías. No es necesaria una contraventana, sólo una carpintería que cierre bien, no como esa tuya…

  4. En pocos países he visto yo persianas. Cómprate unas cortinas en el ai-ki-a.

  5. Esto de las cortinas es un poco una leyenda.. fuera de Españistán se encuentran, si bien vistas por los lugareños como excentricidad.
    En París el año pasado había una ventada en el techo abuhardillado de la habitación en la que me pasé esas fantásticas vacaciones y, efectivamente, no tenía persiana de esas que pesan un cojón, son marrones y ponen en guardia a toda una casa cada vez que son movidas, pero sí una cortina de plástico “opaco” (perdón por la intromisión de términos no ingenieriles-técnicos que me la refanfinflan) que evitaba que me diera el sol a las 6:30 de la mañana en toda la cara.
    Por otra parte, aquí en Alemania ¡haberlas haylas!, pero son excepciones, todo hay que decirlo y los estores son medio efectivos, en contra de lo que uno pueda imaginarse al verlos colgados en IKEA. A lo que voy (y como dice Ana): hay soluciones, hermano, pero todo depende de lo exagerada que sea tu ventana. Igual te compensa más, viendo la foto, pintarla de negro y vivir como en una de esas furgonetas de cristales ahumados. Ahí sí que ya te veo enchunguecido del todo añadiendo a la imagen que nos presenta Marcos más sordidez si cabe.
    Respecto al concepto de privacidad en Españistán..Ana, creo que aquí (Alemanien) son mucho, pero mucho más celosos de su intimidad que allí (desde el punto de vista legal se ve claramente..). Esa teoría de la ranciedad-persiana-concepto de intimidad-calvinismo no se le hubiera ocurrido ni al Filósofo más “chalao” !! (no de los que yo he leído al menos), pero da gusto ver que piensas en términos amplios y no sólo en aprovechamiento de luz solar para explicarte este fenómeno 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: